Volver a jugar


Que emoción volver a jugar con mis emociones, con mi ego, con mi niño y mi vida. Hace tres años llegué a mis 40 años, que suerte, pero que triste me sentía y tan agotado. Agradezco los acontecimientos de aquel momento tan difícil de mi vida porque pude escucharme y despertar la gana de jugar, de volver a jugar con mi vida y meterme otra vez en el camino. Y que camino! Y cuantas experiencias, gracias Sandrine y Lilas por haberme enseñado a amar, gracias Berlin por haberme acompañado en este proceso de mirarse hacia dentro que tan difícil ha sido; gracias Brasil y Buenos Aires por haberme ayudado a canalizar toda esta gana de vivir que tengo y que quedaba todavía medio atrapada en el miedo. Gracias Salvador de Baia, por la luz que me has reglado. Y ahora he vuelto a Barcelona, donde me jugué tanto de mi vida en aquel 1998. Estoy listo, estoy presente y nuevos seres humanos bellísimos están a mi lado.


Post in evidenza
Posts are coming soon
Stay tuned...
Post recenti